Qué es ser político

Políticos, ¿héroes o villanos? la sociedad cada día más demacrada por las lacras de ésta crisis económica, mientras los altos mandos le exigen cada días más y más esfuerzos a una sociedad que parece estar agotando su paciencia con la clase política.  Una sociedad cada días más enojada y no sin razones.

¿Cuál puede ser el motivo de tal ira por parte del ciudadano hacia la clase política? No sólo las altas exigencias económicas ni el supuesto alto número de políticos en nuestro país, sino también los numerosos casos de corrupción no ayudan y esto induce, naturalmente, a la desconfianza. Por nuestras mentes pasan ahora mismo el caso de “los trajes” de Camps o mismo el caso Palma Arena.

Muchos acusan o señalan a grupos políticos de reciente creación, como puede ser el caso de SCyD de Mario Conde de populismo, debido a la pretensión diferenciadora de otros grupos políticos, a los cuales las encuestas no los favorecen, y  de éste modo ganar votos. ¿Puede ser que en SCyD no vean la política como una profesión?
No olvidemos que un político es un individuo que se dedica a la realización de actividades políticas, o lo que es lo mismo, la administración del poder en las instituciones correspondientes del  ámbito público, sin olvidar su ejercicio de representación del pueblo.

El problema nos lo encontramos cuando vemos la política como una profesión y esto no es así. ¿Por qué?  La respuesta es muy sencilla, ser político consiste en la dedicación a lo público, a la administración del poder con los diferentes instrumentos que le son atribuidos evitando plenamente el beneficio personal, siendo la única ambición el beneficio de la ciudadanía estando predispuesto a abandonar su puesto en cualquier momento. De no ser esto así, caeríamos en numerosos casos de corrupción, desigualdades sociales,en definitiva, un deterioramiento patológico de la democracia. Es por ello que la visión profesional de política es un lastre para la democracia.

No pretendo engañar a nadie, esta visión no es ni “progre” ni actual, o cualquier otro adjetivo que pretenda atribuirsele , esta idea de la no-profesionalización de la política es heredada del pensamiento de ilustrados como Russeau o más recientemente de uno de los politólogos más recientes en la historia y de los más reconocidos como Giovanni Sartori.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *