Política española más que números

España. ¿Qué es España? ¿Un país? ¿Una nación? ¿Un Estado? ¿Un Estado-Nación con regiones y naciones dentro de su territorio?
Si estás esperando que contestemos a estas preguntas te estás equivocando de web, al menos de sección. En la barra principal un poco más a la derecha tienes la sección de opinión.
Desde este espacio intentaremos analizar la política desde una perspectiva científica. ¿Qué significa esto? Sí, la política tiene un aspecto científico aunque no lo crean y para ello estamos aquí. No votamos por votar, ni tampoco votamos de forma aleatoria. Menos votamos por intuición. Seguimos tendencias. Seguimos comportamientos. Seguimos pautas. Todas ellas tienen respuesta desde la ciencia política.
Todos sabemos que España es un estado con no más de tres decenios de democracia, al menos como se entiende en occidente, por lo que a la hora de atender a sus análisis tendremos que partir de esto. No podemos comparar nuestra democracia con otras más asentadas. Además, también tendremos en cuenta la forma en la que se organiza nuestra sociedad que no es otra que la económica de mercado, lo que siempre hemos llamado capitalismo.

Dicha organización se encuentra globalizada alrededor del mundo, el cual las decisiones que se tomen en una parte del mundo influirán en otra parte. Quizás no me hayan entendido con esto último, pero déjenme explicarle.
Pongámonos en la situación de crisis en la que vivimos. Pongámonos que esta crisis como bien nos hacen saber es global. Pongámonos que esta crisis global ha sido provocada por un grupo de personas.

Pongámonos que estas personas han tomado las decisiones desde otro punto del mundo. Pongámonos que ante estas decisiones tomadas por personas que han provocado una crisis global son contestadas por otro grupo de personas que plantean una alternativa para salir de dicha crisis. Pongámonos en que ambos grupos son los mismos desde diferentes puntos del…mundo.
Sí, como venía diciendo las decisiones tomadas por unos afectan a todos. Esto provoca reacciones. Estas reacciones provocan actitudes políticas en las personas. Estos comportamientos, serán analizados aquí. Así que no queda más que invitarle a que pase, sáquense los zapatos, póngase cómodos.

Les invito a creer en la ciencia política, les invito a no acabar de perder sus convicciones políticas y retomar su confianza en ella. Como decía Francisco Pi y Margall “Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *